PRONADOR O SUPINADOR?

 

“ El podólogo es el profesional el cual, por ley y sobretodo por conocimientos” debe analizar la biomecánica de la pisada, siendo él quien conoce la anatomía, mecánica del pie y miembro inferior, estudia de manera real y fiable cada paciente, haciendo diagnósticos y tratamientos personalizados para cada caso”. Está a la orden del día el acudir a tiendas especializadas para analizar la pisada, y dejarse aconsejar por el calzado más adecuado; y aún más habitual entre los deportistas es creer que una zapatilla va a ser el “tratamiento” que le va a resolver sus problemas de pisada, o que les va a curar su fascitis, periostitis, etc etc… Cierto es que la investigación y desarrollo en las casas comerciales sobre sus productos ( casi exclusivamente de running) están teniendo unos resultados avanzadísimos desde el punto de vista de calidad, durabilidad y especificación dentro de cada deporte. Pero cada profesión tiene sus objetivos, y del mismo modo que en una tienda el objetivo es vender, ofrecer un buen producto, y aconsejar sobre el calzado más adecuado, la del podólogo es diagnosticar prevenir y tratar a cada caso, con sus características individuales. Es por esto por lo que todos debemos saber, y de manera especial los deportistas, que la elección de un calzado adecuado puede ayudar a mejorar los síntomas de una lesión, o pueden facilitar el gesto deportivo característico de cada deporte, pero de ninguna manera cura o controla un desequilibrio en el pie o pisada de manera fiable. “ me han dicho que soy pronador porque desgasto la zapatilla por dentro”, “ me han hecho estudio de la pisada en una tienda y me han dicho que soy supinador”, “me han puesto en una cinta de correr, me han grabado con una cámara y me han subido a una plataforma”. En primer lugar debemos ser conscientes que el podólogo posee un perfecto conocimiento de la anatomía, es conocedor no sólo de la biomecánica del pie, sino de la últimas investigaciones y progresos así como la aplicación práctica de estos, y que una exploración biomecánica, no sólo es subir en una cinta de correr o en una plataforma de presiones, hay que saber ver e interpretar lo que se ve, y esa esa es una destreza que se obtiene con conocimientos y práctica. Una buena exploración se empieza por tumbar a nuestro paciente en una camilla, ver sus características particulares, y después es cuando se completa con una plataforma de presiones y cinta de correr. Hay que saber que todo el mundo debe pronar y supinar, y estos movimientos fisiológicos del pie son necesarios, por ejemplo, para adaptarse al terreno por el que se camina o corre, o para poder hacer una correcta propulsión a la hora de despegar el pie del suelo, etc etc… y estos movimientos son gobernados por la disposición de las articulaciones, tensión de los ligamentos, acciones y contracciones musculares, etc, siendo imprescindible el control de los grados de movilidad de cada articulación, ya que un exceso o defecto en esos grados de movimiento, nos llevan antes o después a la lesión. Por todo ello, no se puede banalizar acerca de la pronación o supinación, ya que son movimientos muy complejos e importantes que arrastran a tibia-peroné, rótula , cadera, etc… con ellos y el intentar controlar esos movimientos de una manera “standard” con zapatillas “pronadoras o supinadoras” en el mejor de los casos, puede acercarse al control que se necesite en un paciente dado, pero lo normal es que no consiga la corrección o compensación en que cada uno necesita, o al revés, que la limitiación sea mucho mayor de la deseada, y por tanto falso que tengan la efectividad que tú necesitas. Otro punto que en estos ocho años que llevo trabajando, me llama poderosamente la atención, es que las zapatillas pronadoras y supinadoras, se hacen casi exclusivamente para ese grupo social tan extendido y en progresión como son los amantes del running, ya sea a nivel profesional como amateur, y que están muy preocupados por su salud, y mentalizados sobre lo que rodea su deporte, pero……………………………..a caso en los jugadores de baloncesto no hay ( utilizando su terminología) pronadores o supinadores?? y entre los jugadores de tenis, padel, golf, fútbol sala, ciclistas etc etc etc ….tampoco?????? Ellos no necesitan un taco de pronación medio o duro?? Por qué las grandes marcas se focalizan y se preocupan tanto por el control de los movimientos de una parte ( importante) de los deportistas, pero no exclusiva? El resto también corren, y se lesionan, no??

CARACTERISTICAS DEL CALZADO DEPORTIVO

 

El calzado deportivo es aquel pensado diseñado y construido para practicar deporte o realizar ejercicio físico en cualquier modalidad. Las características que debe cumplir un calzado deportivo son:
- Amortiguación: Debe suplementar la capacidad de amortiguación natural del talón en función de las características del paciente, especialidad y superficie.
- Estabilización: del tobillo, control del gesto deportivo y aumento de la eficacia motriz.
- Disminución de la fricción: fuerza vertical ejercida por calzado y pie, y que depende de la superficie de contacto, velocidad de movimiento y condiciones ambientales.
- Flexibilidad: sólo debe flexionar a la altura de articulación metatarso-falángica. No por ser más flexible es más cómoda, al contrario, es peligroso para el pie.
- Tracción. - Sujeción. - Transpirabilidad. - Ligereza.

LA IMPORTANCIA DE LA SUELA

 

Ha de proporcionar suficiente agarre, evitar caídas en el momento de estabilizar el pie con el suelo, y asegurar una propulsión eficaz del cuerpo en la dirección deseada.
Los dibujos de la suela varían en función del la superficie:
Listados: favorecen deslizamiento en dirección del listado.
Salientes: aumentan la fricción en superficies lisas.
Entrantes: para terrenos naturales, que permita evacuar agua y sedimentos sin comprometer la estabilidad.
Granulados: deben ser pronunciados porque generan aristas en todas direcciones y de materiales no muy duros.
Dibujos circulares: favorecen el giro, se colocan sobre 1ª cabeza del metatarsiano. Si son concéntricos disminuyen la fricción en el giro y aumentan la fricción longitudinal.

CONSEJOS PARA ELEGIR CALZADO DEPORTIVO

 

1.) La zapatilla que da buen resultado a un amigo, no tiene por qué ser buena para nosotros. Hay que probar varios modelos para elegir la más adecuada al pie teniendo en cuenta la adaptación de la morfología y el número.
2.) Destinar el calzado a la práctica deportiva para la que ha sido creado, cada deporte tiene su gesto deportivo característico , y por tanto, cada deporte su zapatilla más adecuada.
3.) Es aconsejable probar el calzado al atardecer, cuando el pies está más dilatado tras la actividad de la jornada.
4.) Para acertar con el número se debe probar con el tipo de calcetín que se usará en la práctica, y probar entre el número que se suele utilizar y uno más para valorar la diferencia.
5.) El talón siempre ha de estar bien calzado, que los dedos se muevan con libertad y que el dedo gordo no se pliegue sobre los demás.
6.) Cuando no se está seguro si la talla es la adecuada, es conveniente otras zapatillas con las mismas características pero de otros fabricantes.